El canódromo, la joya desconocida de Tijuana

En la frontera norte de México hay una joya en la que los tijuanenses pueden pasar el fin de semana entre mucha diversión y apuestas, se trata del canódromo que está ubicado en el Hipódromo Agua Caliente, un complejo donde se ubica además el estadio Caliente, casa de los Xolos de Tijuana, la plaza de toros Caliente y el club hípico Caliente.

Cualquiera creería que la diversión en Tijuana se limita a máquinas tragamonedas, póker, blackjack y otros tantos juegos, pero la realidad es que la ciudad fronteriza es mucho más que solamente eso en cuanto a diversión se refiere.

La singular oferta de carreras de caballos y galgos que ofrecía Tijuana desde la primera década del siglo XX la puso de golpe en el mapa turístico, personas de todo el mundo comenzaron a visitar la ciudad, que además ofrece la posibilidad de cruzar la frontera para conocer San Diego y alguna otra ciudad de California.

Se dice que es una joya desconocida, porque a pesar de que casi van siete décadas de que se corrió la primera carrera de galgos en la ciudad, muchos habitantes desconocen que ese atractivo es accesible para el público en general. Dentro del canódromo se suelen celebrar 10 carreras por día, cada uno con ocho perros dispuestos a alcanzar a una liebre ficticia.

La trascendencia de este lugar ha sido tal que incluso ya hay un libro que habla acerca de los hipódromos de Tijuana y por supuesto, las anécdotas del canódromo no quedan fuera de la publicación titulada Historia de los cuatro Hipódromos de Tijuana, obra escrita por el doctor Carlos Martín del Campo.

“El desarrollo de la ciudad comienza, en mi opinión, con el primer hipódromo que se construyó en 1916 en la cercanía de la línea, donde actualmente se encuentran los edificios New City. En ese entonces Tijuana tenían mil habitantes, pero con la prohibición de las apuestas, las peleas de box y el alcohol en Estados Unidos, un empresario de San Francisco construye el hipódromo y a la inauguración asisten 10 mil personas. Los norteamericanos comienzan negocios e inversión de infraestructura para atender a estos visitantes; comienza a crecer Tijuana”, reveló Martin del Campo en el texto.

En el libro publicado, Martín del Campo compartió la historia del hipódromo de Aguacaliente de 1928, del que se entregó la concesión en 1947 a Juan Alessio, quien lo remodeló y construyó además el galgodromo; este hipódromo se quemó en 1971 y para 1974 se inauguró el cuarto hipódromo de Tijuana, el que se encuentra en el terreno del casino Caliente.

Cuidados de los Galgos

Los protagonistas en el canódromo de Tijuana son los perros de raza galgo, un canino relacionado con la caza, pero también con la posibilidad de correr a altas velocidades.

El galgo es un perro tranquilo y muy silencioso, no suele ladras y les gusta mucho dormir, incluso los expertos consideran que es un perro ideal para la convivencia con niños gracias a su carácter dócil.

Por todo esto, es muy importante que el galgo tenga convivencia y socialización con otros perros, suelen ser tímidos y distantes con los desconocidos y tener “amigos” les suele ayudar.

A pesar de ser un perro de talla grande, no necesitan mucho espacio, es una de las razas de perros que mejor se adaptan a los espacios pequeños.

Una vez que los galgos son adultos necesitan alimentarse con una dieta completa y muy equilibrada que garantice un buen aporte de nutrientes esenciales.

Algunas recomendaciones para la alimentación de estos perros es la siguiente:

  • Repartir la comida en dos turnos al día.
  • No comer después de sus entrenamientos.
  • Evitar beber mucha agua previo, durante y posterior a los entrenamientos.

En cuanto al ejercicio de los galgos, no son perros que demanden paseos largos por el parque, sino más bien un par de carreras relativamente cortas, pero a gran velocidad. Esta raza de perro llega a alcanzar hasta los 70 kilómetros por hora y es considerado completamente un atleta.

Casino Bono 
Bet365Bet365MX$2.000Jugar
Strendus CasinoStrendusMX$6.500Jugar
BodogBodogMX$26.000Jugar