Steve Forte: héroe y villano del blackjack

Jugador de blackjack

En el mundo del juego, como en todos los aspectos de la vida, siempre ha habido personas que han intentado sacar beneficio de sus conocimientos mediante prácticas poco ortodoxas. Buscar la trampa a la legalidad es algo habitual, siempre con el objetivo de conseguir el máximo beneficio dentro del marco de la ley. Y por consiguiente, siempre hay una parte contraria que se va a encargar de proteger su bienestar y que va a tratar de fastidiar el plan a los ingeniosos. Pero si pasas de un lado a otro y aprendes de los dos contendientes, corres el riesgo de ser llamado “traidor”.

Eso es lo que le ocurre a un protagonista tan ilustre como Steve Forte. El jugador norteamericano es considerado una eminencia en el mundo del juego y eso es porque conoce como nadie lo que se cuece en el mercado de los casinos. Se le atribuye también el ser uno de los grandes historiadores de la historia del juego, ya que posee una colección de volúmenes sobre libros de juego que sorprendería hasta a los más aficionados. Un experto que se manejó como nadie en el blackjack y que consiguió poner en jaque a los casinos físicos más importantes de Las Vegas en su época.

Y empezó desde la infancia. Con tan solo unos años de edad, Forte se interesó por los juegos de magia, sobre todo los que implicaban el manejo de una baraja de cartas. Ante su familia hacía trucos que dejaban boquiabiertos a cualquiera y que hicieron que el chico empezara a desarrollar capacidades poco vistas antes con los naipes. En esta fase es en la que cogió un manejo extraordinario de las cartas, llegando a poder repartir las que quisiera sin que nadie se diera cuenta de la manipulación que llevaba a cabo. Por ello decidió entrar en el mundo del juego.

El blackjack llamó su atención y se acabó proclamando un profesional de este juego, al ver que podía vivir de lo que ganaba. Sin embargo, Steve tenía algo curioso en su mente y es que no era el conteo de cartas su mayor fuerte. Como todo jugador sabía hacerlo y lo practicaba a menudo, pero ponía un mayor esfuerzo en otro tipo de táctica. Una táctica que tenía que ver con los crupieres de las salas de juego. Él conocía muy bien lo que era repartir y hacerlo de una manera óptima.

Forte explica en uno de sus libros que han quedado para el recuerdo cómo fijarse en los gestos que hace el repartidor de una mesa para poder adivinar el tipo de mano que lleva. Según sus explicaciones, el crupier va dejando “avisos” físicos del tipo de cartas que tiene en su baza, como fruto de su forma de repartir, la rapidez con la que lo hace, y las expresiones de su cara. Una estrategia para blackjack algo curiosa. En definitiva, un estudio completo de los manejadores de cartas que ha sido considerado como muy beneficioso para gran cantidad de jugadores. Otros, sin embargo, le han criticado duramente y han puesto en duda que eso sirva para algo.

Steve Forte

Y lo han hecho basándose en que Forte no es un hombre de fiar, debido a la delgada línea en la que se mueve en la lucha constante entre jugador y banca. Los casinos físicos llevaron a cabo en la década de los 90 una caza de brujas contra jugadores profesionales que estaban ganando mucho dinero gracias a sus novedosas técnicas de conteo. No solo técnicas utilizaban, sino también trampas como las de los dados cargados o dispositivos electrónicos capaces de monitorizar las jugadas de una misma mesa.

Los dueños de los casinos se pusieron manos a la obra para echar a todos los usuarios, que a su juicio hacían “trampas”. Al ser instituciones privadas nadie se lo podía impedir, aunque hubo denuncias por parte de jugadores que acabaron siendo readmitidos en casinos, puesto que no se pudo demostrar ante la justicia que sus acciones fueran ilícitas ni que fueran motivos suficientes para expulsarles. El caso es que a ese empeño de las salas de juego por detectar tramposos también contribuyó Forte, por eso dentro del gremio de jugadores muchos lo consideran un traidor que se alió con la competencia.

Forte creó una compañía de asesoría para casinos, mediante la que ayudaba a estos a identificar a jugadores conflictivos y truncar sus posibilidades de ganar a la banca. Compañías muy importantes que regentan casinos como Mirage Entertainment, MGM o Caesars’s Entertainment fueron socios de Forte y le pagaron grandes cantidades de dinero por recibir su ayuda. Indirectamente, ayudaron a que su figura como jugador quedara ensuciada y que se pusiera en duda su honestidad como profesional. Algo que Forte ha respetado y que le ha hecho mantenerse en el anonimato sin pronunciarse demasiado. Quizá lo contrario sería echarle más gasolina al fuego.

Tal es su habilidad con las cartas que llegó incluso a tener su pequeño espacio en el cine, aunque no en primera plana. Para la película Rounders, Forte aconsejó y ayudó a los actores protagonistas sobre los movimientos que debían hacer con la baraja y que así la cinta quedara más realista. Aunque en el casino como jugador no pudo seguir activo, puesto que son los repartidores los que tienen siempre en sus manos la baraja, sus conocimientos de temprana edad y el constante estudio en el que se mantuvo durante su vida le ayudaron a ser un hombre válido para ello. Incluso en escenas concretas dio su punto de vista de cómo debían desarrollarse.

En la actualidad, Forte sigue vinculado al mundo de los juegos. La llegada de los casinos online le ha ayudado a ser un tanto más invisible, aunque sigue acudiendo a torneos de otros juegos como Texas Holdem en casinos físicos de Estados Unidos. Allá donde va crea expectación.

Casino Bono 
leovegasLeoVegas200€Jugar
botemaniaBotemania200€Jugar
888888150€Jugar