Cantinflas y Sasha Montenegro: del cine al casino

El cine mexicano está lleno de grandes figuras, quienes protagonizaron un sinfín de películas y se ganaron su lugar dentro del séptimo arte en nuestro país.

Dos de estas estrellas del mundo cinematográfico son Cantinflas y Sasha Montenegro, quienes además de protagonizar algunos largometrajes preferidos por la afición, tuvieron un gusto por los juegos de azar y las apuestas, el cual no era muy conocido hasta hace poco.

La vida de Cantinflas

Mario Fortino Alfonso Moreno Reyes, mejor conocido como Cantinflas o Mario Moreno, nació el 12 de agosto de 1911 en la Ciudad de México, en plena época de la Revolución Mexicana. Fue el sexto de 14 hijos del matrimonio entre Pedro Moreno Esquivel y María de la Soledad Reyes Guízar.

Desde muy joven, Mario Moreno fue multifacético, trabajando como bolero, cartero, taxista, ayudante en un billar e incluso incursionó en el boxeo y la tauromaquia.

Siempre fue de carácter cómico, lo que le permitió presentarse en circos, para eventualmente dar el salto al mundo del teatro y el cine.

Dueño de una filmografía extensa, entre sus películas más recordadas están Ahí está el detalle (1940), El gendarme desconocido (1947), Gran Hotel (1944), El Padrecito (1964), El Profe (1971) y El Barrendero (1982), además de una recordada participación en La vuelta al mundo en ochenta días (1956), la premiada película que le concedió un Globo de Oro a Mejor Actor – Comedia.

Cantinflas dejó este mundo el 20 de abril de 1993, tras un infarto al corazón. Su pérdida fue tal, que su funeral fue considerado un evento nacional que tuvo tres días de duración. Actualmente sus cenizas se encuentran en la cripta familiar Moreno Reyes, ubicada en el Panteón Español de la Ciudad de México.

Se trata de una de las figuras más importantes de la cultura popular mexicana. El término cantinflear, usado coloquialmente como la acción de hablar disparatadamente y sin una aparente congruencia, forma parte del léxico mexicano; además de que, en su momento, Charles Chaplin lo reconoció como su comediante favorito.

La vida de Sasha Montenegro

Contrario a Cantinflas, cuyo estilo filmográfico apunta a filmes de humor blanco, Montenegro se dedicó más al cine de ficheras, un género cinematográfico muy popular en México que se nutría mucho con la comedia erótica italiana.

Nació el 20 de enero de 1946 en Bari, Italia, bajo el nombre de Alexandra Aćimović. Hija de Zivojin Aćimović y Silvia Popović, un matrimonio de inmigrantes de la extinta República Federal de Yugoslavia.

La pareja y la bebé se mudaron a Argentina, país en el que murió el señor Aćimović, por lo que Popović se terminó casando con un empresario argentino, lo que le permitió a Alexandra desarrollar sus estudios.

Para 1969, Alexandra recibió una oferta de trabajo en México, más específicamente en el cine. A sus 23 años de edad incursionó en el séptimo arte y tomó el nombre artístico de Sasha Montenegro.

Así, Sasha comenzó su andar como estrella cinematográfica y vedette, al ser un símbolo del cine de ficheras, con filmes como Duelo al atardecer (1973) Los vampiros de Coyoacán (1974) y Santo y Blue Demon contra el doctor Frankenstein (1974) entre sus protagónicos más célebres.

Tampoco estuvo ajena a la polémica, al involucrarse sentimentalmente con José López Portillo, presidente de México entre 1976 y 1982. El romance entre el político y la actriz se dio durante el mandato del representante del ejecutivo, quien estaba casado con Carmen Romano, la mujer con la que procreó a sus tres hijos.

La polémica fue tal, que López Portillo se divorció de Romano en 1991 y contrajo nupcias con Montenegro en 1995. La pareja tuvo dos hijos: Nabila nació en 1985, mientras Alexander lo hizo cinco años después.

Debido a la edad de López Portillo y problemas con la primera familia de su esposo, Montenegro buscó el divorcio, pero el exmandatario murió en 2004, imposibilitando que se diera la separación de manera legal.

Hasta 2019, Sasha Montenegro recibía una pensión mensual de 140 mil pesos mensuales, dinero que le correspondía al ser viuda del presidente. Pero este convenió se dio por finalizado debido a la política austera de Andrés Manuel López Obrador.

Accionistas en casinos

Un expediente de la Secretaría de Gobernación reveló que tanto Cantinflas como Sasha Montenegro fueron accionistas de casinos.

Mario Moreno Reyes, quien en su película de El Padrecito le ganó una partida de póker al cacique local (José Elías Moreno) para conseguir que donara un terreno para la iglesia, era accionista de Hipódromo de Agua Caliente, S.A. de C.V., empresa en Tijuana que tiene en operación un hipódromo, un galgódromo, 20 books o centros de apuestas remotas, tres salas de sorteos de números y que hoy en día también posee el estadio Caliente.

De acuerdo con el texto de la dependencia gubernamental, Cantinflas fue socio desde 1972 hasta 1990, tres años antes de su fallecimiento.

El Hipódromo de Agua Caliente comenzó su andar en febrero de 1972 y un año después recibió la autorización de la Dirección de Juegos y Sorteos de la Secretaría de Gobernación para operar. En ese entonces, Cantinflas estaba asociado con personajes como Javier Cortina, Magdalena Abreu de Paul y Fernando González Díaz Lobardo, entre otros.

Actualmente el complejo, cuyo casino está considerado dentro de los mejores de México, pertenece a Jorge Hank Rhon.

En el caso de Montenegro, quien protagonizaba películas en las que los casinos eran parte de la temática, llegó en 1994 a ser socia de la empresa impulsora Géminis, que opera tres centros de apuestas remotas, trabajando junto con Armando Bejarano Almada y Ramón Rionda Ribot.

Se desconoce por cuánto tiempo perteneció como socia, pero la empresa actualmente también pertenece a Jorge Hank Rhon, el hombre detrás de Caliente.

Casino Bono 
Bet365Bet365MX$2.000Jugar
Strendus CasinoStrendusMX$6.500Jugar
BodogBodogMX$26.000Jugar