¿Cómo se pasa de jugador profesional a músico?

Micrófono de estudio

No todas las historias que estamos contando sobre jugadores profesionales son lo que parecen desde el principio. Lo bueno de todas estas narraciones es que en un momento determinado todo da un giro inesperado y cambia el rumbo de las cosas. Muchas personas tienen su vida planeada desde el momento en el que reconocen cuál es su camino. Sin embargo, después la vida tiene otros rumbos que cada uno debe aceptar. Nuestros hobbies y nuestras habilidades no siempre se verán potenciadas. Hace falta un poco de suerte para dedicarse a lo que uno quiere. Sino toca resistir.

Al igual que el dinero no da la felicidad, se puede pensar que con el juego y las apuestas pasa algo parecido. El mundo de los casinos depende mucho de la fortuna y en ocasiones la fortuna puede ser despiadada y al mismo tiempo generosa. Un juego puede acabar salvando a una persona que lo tenía todo listo para emprender su camino, pero que todo cambia en el último momento por razones inexplicables. Tener una vía de escape no solo es una buena idea, sino que es necesario. Una vía que a veces ni si quiera esperamos. Pero llega.

Toda esta reflexión es la que podría haber llevado a cabo en su día Darryl Purpose. Este estadounidense parecía que lo tenía todo planeado para dedicarse al mundo de la música. Sin embargo, algunos problemas físicos le obligaron a renunciar y a buscar otra nueva práctica en la que ilusionarse. El juego fue la respuesta de Darryl, que ya había compaginado en su mente las dos cosas desde bastante tiempo atrás. Tanto se interesó en esto que acabó siendo uno de los grandes apostadores de su época. Su mala fortuna despertó a un gigante del blackjack que estaba dormido.

Tras triunfar en los diferentes casinos de todo el mundo, tanto en la faceta individual como la grupal, decidió que era el momento de regresar a su mundo original. Ese era el de la música. Pero regresó con recursos suficientes como para afrontar todas las adversidades sin problemas. El sector musical le ha tratado bien, aunque su fama no ha sido la misma que la que ha tenido como jugador profesional. En ambos mundillos hay una competencia feroz, pero en la música debes destacar muy por encima del resto. El juego fue la salida de Purpose y le debe más de lo que pensamos.

Purpose nació en Nederland, una ciudad muy humilde dentro del estado de Colorado. De los poco más de mil habitantes, ninguno de ellos esperaba que Darryl tuviera las habilidades que ya desde pequeño empezó a mostrar. Para todos sus compañeros de clase, Purpose era el típico chico que levantaba muchas envidias porque parecía que todo lo hiciera bien. Sus profesores notaban que era inteligente y que tenía facilidad para sacar sus estudios adelante. Además, empezó a tocar la guitarra desde muy pequeño y parecía que este iba a ser su sueño. Quería ser un músico profesional.

Darryl Purpose con su guitarra

Fuente: darrylpurpose.com

Su madre observó desde una edad muy temprana que las matemáticas podían ser una rama importante en la vida de su hijo también. Si se potenciaba a tiempo podría llegar a especializarse en ello. Quizá por eso y porque sabía que su hijo era un enamorado de los juegos de cartas, le regaló el libro “Beat the Dealer” de Edward Thorp. Para Purpose fue toda una sorpresa que su madre le ayudara a inmiscuirse en el mundo del juego y durante todas esas navidades Darryl iba a quedar muy contento.

Tanto así, que en sus ratos libres leía todo el rato lo que el gran maestro Thorp desgranaba en este libro. Poco a poco practicaba todo lo que aprendía y se daba cuenta de que valía para ello. Sin embargo, sus dos grandes aficiones chocaron la una con la otra con su llegada a la universidad. Purpose era bastante bueno con la guitarra. En la facultad decidió especializarse en guitarra clásica y las cosas no le pudieron ir mejor. Los profesores enseguida supieron valorar el talento que desprendía el chico. Tocaba muy bien y sabían de sobra que se le podían abrir puertas con ello.

Pero no todo sale como uno quiere. Purpose comenzó a tener problemas en sus manos debido a los movimientos propios que hay que hacer para tocar este instrumento. Al principio eran dolores secundarios y sin mayor importancia, pero después la cosa se agravó. Su madre decidió pedir cita con un médico y éste le entablilló la mano izquierda. Un golpe muy duro para el pequeño Darryl, que no le privó de seguir confiando en que podía seguir tocando. Aprendió a manejarse con la derecha, pero el resultado iba a ser exactamente el mismo.

Con las dos manos en cuidados extremos decidió abandonar la universidad y buscar otro oficio. Purpose estaba bastante hundido. Sus esperanzas de futuro se habían ido al garete. Fue en ese momento en el que se acordó del libro de Thorp. Durante todo este tiempo había seguido en contacto con el blackjack, aunque siempre en un segundo plano. Había llegado el momento de que el juego diera ese paso adelante. Darryl ya tenía la edad para entrar en las salas de juego, asique solo era cuestión de entrenar y jugar.

Las posibilidades económicas de Purpose no eran demasiado grandes. De hecho solo disponía de un presupuesto de cincuenta dólares, por lo que los primeros días fueron duros en Las Vegas. La ciudad del pecado vio como este chico tuvo una primera racha de suerte en la que llegó a cuadruplicar sus beneficios, pero los acabó perdiendo. Así estuvo durante un tiempo. A veces ganaba bastante y lo acababa perdiendo a los pocos días. Se mantuvo en la calle como pudo hasta que le llegó la oportunidad de trabajar vendiendo artículos por teléfono. Concretamente bolígrafos. No había otra posibilidad asique Darryl no se lo pensó mucho.

Su suerte cambiaría una buena noche en uno de los casinos de la zona. Un hombre se sentó a su lado en una de las tablas de blackjack y comenzó a seguir los mismos pasos que Purpose. Este se iba a dar cuenta enseguida y cuando se marchó lo siguió hasta la puerta. Los dos hombres hablaron y acabaron formando una asociación para jugar compinchados dentro del salón principal. Todo corrió a cuenta de este nuevo personaje y terminó con un final más que esperado. Las pérdidas superaron a las ganancias y Darryl acabó decidiendo que tenían que pedir ayuda.

Darryl Purpose tocando

Fuente: pledgemusic.com

Cerca de su lugar de residencia se había instalado el famoso Ken Uston con uno de sus equipos de blackjack. Sin embargo no iba a ser a él al que acudieran. Fue al operador de marketing, Ron Karr, que mantenía relaciones con Uston y también tenía su propio equipo. Purpose habló con él para que le diera algunos consejos, pero no le sirvieron de mucho. Finalmente, Karr los acabó aceptando en su asociación, aunque iba a ser como principiantes. La misión de Darryl y su amigo era la de llevar las cuentas del mazo y avisar al resto de jugadores del equipo de cuando debían apostar. Estaban algo lejos de la acción pero estaban.

No parecía importarles mucho porque en poco tiempo el equipo se cubrió de dólares. El inconveniente fue que a este dúo le ofrecieron una parte que ellos consideraron más que insuficiente. El amigo acabo aceptando, pero Purpose pidió salir del equipo. Karr le ofreció entonces una alternativa. Hablaría con Ken Uston para que lo incluyera en su equipo y que así no diera pasos en falso hacia atrás.

Nada más llegar al equipo, Purpose sorprendió a muchos de sus miembros y al propio Ken Uston. Pasó las pruebas de selección sin ningún tipo de problemas y llegó a mostrar suficiencia por momentos. Uston le ofreció el mismo puesto que desempeñaba con Karr de contador de barajas. Se le daba muy bien, tanto que podía contar un mazo entero en la mitad de tiempo en el que lo haría una persona normal. Luego él le iba dando indicaciones a su compañero de mesa y le informaba de cual debía ser el siguiente movimiento. Los grandes beneficios se intercalaron con pérdidas de bastante calibre. Los aparatos utilizados para ayudarles se iban cada vez sofisticando más. De hecho, inventaron uno que pensaron que sería la revolución.

Al final, la máquina les hizo perder más de lo que les hizo ganar. Sin embargo, el problema de Darryl no era tanto eso como el hecho de que Uston los tratara bastante mal. Se le subió a la cabeza el cargo y Purpose se empezaba a cansar de sus actitudes. Aguantó por su amor al blackjack. Jugó fuera de Estados Unidos en países como Bélgica, Inglaterra o Alemania. Pero los casinos empezaban a blindarse contra los contadores de cartas. Su equipo fue extorsionado en varias ocasiones. Les ponían trampas y a pesar de que ocultaban sus identidades los acababan pillando.

Con el tiempo, Purpose se cansó de aquella vida y tras un último fin de semana abandonó el blackjack. Decidió retomar su carrera de músico, después de haberle dado a su mano muchos años de descanso. Algunas de sus canciones llegaron a estar en lo más alto de las listas de folclore de Estados Unidos, un logro bastante grande para él. De vez en cuando se sigue acercando por las salas de juego pero solo de manera eventual. Tampoco quiere dejar de lado aquello que un día fue su tabla de salvación.

^ Volver arriba

Casino Bono 
888888188€Jugar
botemaniaBotemania200€Jugar
Marca240€Jugar
paf-logoPaf10€Jugar
Casino777Casino 777600€Jugar