La gran creación de los Rolling Stones gracias al juego

Keith Richards de los Rolling Stones

Si algo demuestra el siglo XIX es que tanto los casinos como el juego han motivado a los grandes artistas del mundo del espectáculo. El panorama musical no es una excepción. De hecho grandes cantantes de la época de los 60, 70, 80 y 90 compartían su pasión por la canción con la del juego. Es evidente que no le ocurrió así a todos, pero sí que el mundo de las apuestas ha sido un escenario muy requerido para las metáforas de los mejores cantautores y grupos. Deep Purple fue de esos pioneros con el tema “Smoke on the Water”, pero antes de ellos otro grupo británico de mucha más repercusión compuso un tema en esta línea. Fueron los Rolling Stones, una de las bandas más grandes e influyentes de la historia del rock. Palabras mayores.

Su creación data del año 1971. Mick Jagger y Keith Richards se reunieron junto al resto del grupo en la casa del guitarrista para componer y grabar este tema. La pequeña población de Villefranche-sur-Mer, que está situada a medio camino entre Niza y Mónaco, fue testigo de un tema que haría historia. “Good Time Women” era el nombre que originalmente iba a tener la canción, pero tras perfeccionar esa primera versión el nombre elegido fue el de “Tumbling Dice”.

“Dados Tirados” viene a significar la traducción del título en español y que refleja muy bien el sentido de la composición. Un jugador que no puede serle fiel a ninguna mujer. Un jugador enganchado a los dados que no da una partida por perdida y que siempre busca una mano mejor. Su historia fue publicada en 1972 como parte del álbum “Exile on Main St.” de la banda londinense. En las listas musicales de ese año alcanzó el número 5 en Reino Unido y el número 7 en Estados Unidos. Y además una conocida revista musical, años más tarde, la consideraría entre las 500 mejores canciones de todos los tiempos.

Su popularidad ayudó a que los Rolling interpretaran el éxito en multitud de lugares emblemáticos de todo el mundo. El símil entre las apuestas y las mujeres que se expresa en la canción enloqueció al público más joven y encandiló a todos los adeptos. Estadios deportivos, escenarios, monumentos conocidos de grandes ciudades, y por supuestos casinos disfrutaron en vivo del tema. El más conocido de todos fue el Casino Bernardin, situado en Eslovenia.

En este resort de lujo del país balcánico fue donde los Rolling Stones hicieron una de sus grandes interpretaciones en vivo de “Tumbling Dice”. El complejo está situado en la ciudad de Pirán, al suroeste de Eslovenia, y más concretamente en el barrio de Portoroz. El Casino Bernardin tiene uno de los salones de juegos más grande de toda la costa del mar Adriático. El lugar es conocido por los restos del monasterio benedictino y además en los años 80 la discoteca Arcadia estaba situada donde hoy se levanta el propio salón de juegos.

La oferta incluye hasta 176 máquinas tragaperras de todo tipo y tres ruletas electrónicas con 24 puestos para apostar en ellas. Es decir, un total de 200 posibilidades para jugar en los que la apuesta mínima es de 0,01 euros para las tragaperras y de 0,25 euros para las ruletas. Además de forma eventual se realizan partidas de bingo con premios que oscilan desde automóviles hasta viajes para recorrer el mundo. También cuenta con sorteos excepcionales en los que las posibilidades aumentan en función de los cupones que adquieras. Una propuesta atractiva, concreta y que ha dado alegrías a muchos afortunados en los últimos años.

En el edificio contiguo al casino se encuentran varios hoteles de tres categorías diferentes en los que poder alojarse. No se reduce solo al hospedamiento, ya que también ofrecen playa privada, cursos de ciclismo y buceo, excursiones, degustaciones, cenas temáticas, elecciones para miss, desfiles, fiestas o exposiciones. Y la música en vivo no puede dejarse de lado dentro de su programa de eventos. Un destino muy elegido por las “celebrities” por el encanto de la zona y las comodidades ofrecidas.

Pero en el Casino Bernardin no se queda toda la historia de “Tumbling Dice”. La temática de la canción también inspiró a la zona noroeste de Estados Unidos. El título del tema fue utilizado para dar nombre a un casino que hoy se encuentra en el municipio de Southampton, situado en el este de Nueva Jersey. Esta población, perteneciente al condado de Burlington, cuenta con el casino de más caché de la zona y no solo por su nombre.

La oferta del Tumbling Dice Casino incluye:

Además, en su página web te ofrecen una descripción con las reglas básicas de cada juego e incluso dan la posibilidad de que un profesional que trabaja en la empresa dé al cliente una descripción personalizada del juego. Y es que el atractivo de este casino es que ofrece tener una sala de juegos en tu propia casa. Además de mantener al día su salón de Nueva Jersey, esta empresa se dedica a la organización de eventos de apuestas. Cualquier persona puede contactar con ellos y contratar un servicio de alguno de esos juegos. Los proveedores pactan con el cliente el lugar donde realizarlo y ellos se encargan de toda la instalación y la ambientación por un módico precio.

Además incluyen un catálogo de extras que incluyen payasos, disc jokey, karaoke, caricaturas, hipnosis y hasta tarot. Con ellos tu propia casa puede convertirse en un casino en el que pasar una gran noche, aunque también organizan otros eventos como picnics, exhibición de deportes, shows de juego o muertes misteriosas. Todo ello controlado por su propio personal  entre los que incluyen crupiers de gran nivel. Algo parecido a contratar un servicio de cáterin con camareros, pero en este caso lo contratado es una ambientación de casino con personal especializado en este tipo de eventos. Una oferta curiosa e interesante para un casino que no se limita a su salón de juegos particular.

“Tumbling Dice” no se limitó a ser un tema más, dentro de los discos de los Rolling Stones. No dejó que otros grandes temas del grupo inglés le relegaran a un segundo plano, sino que su propia personalidad inspiró a un sector del mundo del juego y encandiló a todos con su forma de sonar. La canción expresa que las mujeres son unas sucias jugadoras y que hacen trampa tanto en el juego como en el amor. También hace referencia a varios números. Habla del número dos, que es una de las tiradas más bajas que puedes obtener en un juego de dados. “No saben que aquel dos aun sirve”, dice una de las frases de la canción. Quiere expresar que, aunque se obtenga un dos con los dados la partida no está perdida, algo se puede intentar sacar siempre de una mano pequeña.

Dados de casino

“No tengo dinero, soy todos los seis, sietes y nueves”. Los Rolling quisieron representar estos números como de mala suerte al tirar unos dados. Lo cierto es que no son malas tiradas y de hecho son bastante altas si tenemos en cuenta las posibles combinaciones de los dados. En la mayor parte de los juegos se juega con un par de ellos, por lo que la máxima puntuación es doce y la menor un dos. Obtener un seis, un siete o un nueve es sacar una mano por encima de la mitad.

En la canción su protagonista se queja de la mala suerte que tiene. Los números no le acompañan, son números de mal augurio. Sin embargo, repite una y otra vez la frase “hazme rodar”. Juega una y otra vez como una persona que padece de ludopatía. Piensa que todos quieren arruinarle y está bastante agotado de que siempre se repita la misma historia. Sabe que sus contrincantes le hacen trampas y aun así él quiere ganarles limpiamente, jugando una y otra vez hasta que lo consiga.

Una historia muy conseguida y que hace referencia a la personalidad de una persona “enganchada” al juego. Precisamente en este tema no solo se han inspirado nombres de casinos, como hemos visto anteriormente. También existe un juego de dados que se llama Tumbling Dice. Es muy divertido y consiste en lanzar con el dedo los dados y tratar de que caiga en varias plataformas. Cada plataforma tiene una puntuación y también se puede lanzar para echar fuera los dados del rival. Es una especie de petanca con dados, pero más que un juego de apuestas se trata de un juego de mesa.

En los tapetes de los casinos de todo el mundo resonó esta canción a lo largo de la historia. Con el paso del tiempo varias versiones de este hit en diferentes estilos han visto la luz. Sin embargo, la única que realmente tuvo éxito fue la versión de la cantante de música popular estadounidense, Linda Ronstadt. Eso sí, ni esta ni ninguna otra se puede comparar con la versión original de una de las bandas de rock más importantes de la historia de la música.

Casino Bono 
888888188€Jugar
botemaniaBotemania200€Jugar
Marca240€Jugar
paf-logoPaf10€Jugar
Casino777Casino 777600€Jugar