Chemin de Fer

Aprender a jugar al Chemin de Fer es muy sencillo con estas reglas básicas para principiantes. Este juego de Baccarat es considerado el original del que han partido las demás versiones del juego. Chemin de Fer o Chemmy, es el juego que le dio fama mundial al Baccarat, sus partidas movieron grandes fortunas durante los últimos siglos en los casinos mas lujosos y exclusivos del planeta. En nuestros días, este juego ocupa las salas VIP de casinos situados en Macao, Londres, Mónaco, Las Vegas y otros tantos en Francia e Italia, los dos países donde surgió inicialmente la pasión por este juego.

A diferencia de Punto y Banca, en este juego los participantes se involucran y toman decisiones además de apostar. Siendo así, el efecto del azar se ve reducido en favor de las habilidades de cada participante. Aquí la Banca la representa uno de los participantes mientras que el resto serán el Jugador de forma conjunta. En este juego el casino sólo se encarga de gestionar las partidas haciendo cumplir las normas y efectuando el pago/cobro de las apuestas gracias al crupier, el cambista y el director de mesa. No todas las mesas de Chemin de Fer cuentan con los tres representantes del casino. ¿Qué gana el casino? su beneficio reside en el cobro de la comisión sobre las apuestas en las que gane la Banca.

Objetivo del juego

Se enfrentan las jugadas de Jugador y Banca tratando de sumar 9 puntos o la mayor cantidad posible de puntos para ganar a la mano del adversario tras comparar ambas. Para ello se suman los valores de las dos cartas que recibe cada uno de ellos, pudiendo añadir una tercera.

Valor de las cartas

Estos son los valores que aportan cada uno de los naipes:

valor cartas baccarat

Al igual que en Punto y Banca, las cartas se suman y de la cantidad resultante se elimina la cifra correspondiente a las decenas si la hubiera.

Mecánica del juego

Cartas o naipes empleados

En una partida de Chemmy se emplean seis barajas francesas que se mezclan juntas para ser colocadas en un zapato o sabot con el que se almacenarán los naipes con el fin de ser distribuidos posteriormente. Las cartas que salen del sabot ya no vuelven a entrar en él.

Mesa de juego, disposición de los jugadores y del crupier

La mesa de juego suele asemejarse a un óvalo o una haba. En el centro de uno de los lados largos existe una posición diferenciada donde se sitúa el crupier de la mesa mientras que los participantes ocupan las secciones numeradas que dividen el tapete. Adicionalmente, el director de la mesa podrá autorizar la participación de los observadores situados de pie para que tomen parte en el juego.

chemin de fer

Para el desarrollo de una partida debe haber un mínimo de cuatro participantes en la mesa durante todo momento.

Asignación de la Banca

Este juego se caracteriza por tener una Banca transitoria, que puede ir pasando por cualquier participante de la mesa. Uno de ellos debe asumir este rol y enfrentarse al resto de participantes, convirtiéndose en el banquero.

En la primera mano de la sesión se ofrece la Banca a todos los participantes de la mesa, en caso de no haber voluntarios para hacerse cargo de ella, quien tendrá que tomar ese rol será el jugador que ocupe la sección 1 de la mesa, o en su defecto, aquel que esté situado a la derecha del crupier. Aquel que actúe como Banca será quien se encargue del reparto de cartas.

Si la sesión lleva tiempo en funcionamiento, la Banca estará en posesión del participante situado a la derecha del banquero anterior o del mismo sólo si su jugada previa hubiera resultado ganadora o nula.

El participante que ejerce de Banca tendrá que anunciar, atendiendo a los límites establecidos por el casino, una cantidad o banco, que será el total máximo que podrán apostar en su contra los demás participantes que jueguen la mano Jugador. El crupier tomará las fichas del banco para colocarlas en el centro de la mesa y anunciar su cuantía.

Cualquier participante de la mesa, sentado o de pie, podrá asociarse con la Banca, si aceptase, para ampliar el banco y compartir ganancias/pérdidas.

Turno de las apuestas

Cada participante, a excepción de la Banca, realizará su apuesta teniendo que respetar el límite mínimo establecido por el casino y el límite máximo establecido por la Banca, todos jugarán en su contra, o lo que es lo mismo, a favor de la mano Jugador. Estas son las opciones para apostar:

  • “Hacer banco” o “banco sólo”: así anuncia un jugador que desea apostar la misma cantidad que hay de banco.
  • “Banco con la mesa”: así anuncia un jugador que desea apostar la mitad del banco.
  • “Con la mesa y último completo”: así anuncia un jugador que desea apostar la cantidad que falta para igualar al banco.
  • Apuesta normal: una cantidad determinada inferior a las anteriores.

Si un miembro de la mesa no participa consecutivamente en dos jugadas, tendrá que dejar libre su asiento.

Cuando la cantidad total apostada es superior al banco, la Banca decide si aumentar el banco e igualar las apuestas, en caso de no hacerlo, el crupier separará la parte del bote sobrante. Si la cantidad total apostada no llega al banco, el crupier dará un tiempo para realizar más apuestas y completarlo.

Se podrá apostar hasta el momento que el crupier anuncie “no van más apuestas” o “rien ne va plus”.

Reparto de cartas

El banquero toma el sabot y saca dos cartas boca abajo, de una en una, para el Jugador y para sí mismo. El crupier será quien entregue las cartas del Jugador a aquel que apostó la mayor cantidad. Este será quien decida sobre qué hacer con las cartas con las que se enfrenta a la Banca.

Una vez se hayan repartido, Jugador y Banca miran sus cartas para comprobar si tienen un natural, suma de 8 ó 9 puntos. En tal caso, se anuncia a toda la mesa y se pasa a descubrir las dos jugadas para que sean comparadas y se efectúen los pagos de las apuestas. La jugada se daría por concluida y se daría paso a una nueva.

En el caso contrario, ninguna de las dos manos suma 8 ó 9 puntos, se procede con el turno del Jugador.

Turno del Jugador

Si son dos o más los apostantes por la mano Jugador, se deben seguir estas normas.

Si las cartas del jugador suman 0-4 puntos tendrá que pedir carta.

Si suman 5 puntos puede elegir entre pedir o no pedir la tercera carta.

En caso de tener una suma de 6 ó 7 puntos tendrá que plantarse.

Si el participante que gestiona la jugada del JUGADOR fuera apostante único o hubiera “hecho banco”, podrá elegir si pedir carta o no, sin necesidad de atenerse a las obligaciones anteriores. Sólo en caso de sumar 0 puntos tendrá que pedir carta.

Cualquier participante tiene derecho a consultar las reglas con el crupier en todo momento y este estará obligado a ofrecer las aclaraciones necesarias, pero si es preguntado sobre qué hacer si el jugador tiene una suma de 5 puntos, tendrá que aconsejarle que se plante.

Turno de la Banca

De inicio la Banca puede elegir igualmente si pedir carta o no. Existe una tabla, parecida a la utilizada en Punto y Banca, que sirve de guía para pedir o no la tercera carta de la Banca. Esta tabla puede ser solicitada al crupier, pero en ese caso es obligatorio hacer lo que en ella se indique.

  • Si la Banca suma 0, 1 ó 2 puntos pide su tercera carta.
  • Si la Banca suma 3 puntos y la tercera carta del Jugador es 0-7, pide su tercera carta. Si es 8 se planta y si es 9 puede elegir qué hacer.
  • Si la Banca suma 4 puntos y la tercera carta del Jugador es 2-7, pide su tercera carta. Si es cualquier otra carta se planta.
  • Si la Banca suma 5 puntos y la tercera carta del Jugador es 5, 6 ó7, pide su tercera carta. Si es 4 puede elegir qué hacer y si es cualquier otra carta se planta.
  • Si la Banca suma 6 puntos y la tercera carta del Jugador es 6 ó 7, pide su tercera carta. Si es cualquier otra carta se planta.
  • Si la Banca suma 7 puntos se planta

Pago y cobro de las apuestas

Acabado el turno de la Banca se muestran ambas jugadas y se comparan, ganando aquella que se mayor o empatando si sumaran los mismos puntos.

Las apuestas hechas en favor del Jugador se cobran 1-1, cuando es en favor de la Banca también se cobran 1-1 y se deduce una parte correspondiente a la comisión que cobra el casino, normalmente un 5%, lo que significaría que realmente se cobra 19-20. Si se hubiera producido un empate, las apuestas se bloquean y permanecen igual para jugar una nueva mano.

Todas las transacciones de fichas o movimientos de cartas se realizan a través del crupier y los empleados del casino. Ninguno de los participantes de la mesa podrá hacer ese trabajo.

Después de haber finalizado la jugada, la Banca podrá ser retenida por su actual poseedor sólo si hubiera ganado. En el caso contrario o de no tener interés en volver a jugar por la Banca, esta pasará al siguiente jugador siguiendo el sentido contrario a las agujas del reloj aunque existen numerosas reglas en distintos casinos que también permiten que la Banca sea subastada o cedida siguiendo otros procedimientos.