Juegos de casino olvidados: Escoba

Nuevo capítulo en la categoría de juegos de casino olvidados y en este caso llegamos con una práctica que pertenece al cien por cien al continente europeo. Estados Unidos y los países del sur de América son los que más han crecido a lo largo de la historia en cuanto a juegos de cartas se refiere, pero se desconoce que muchos de ellos tuvieron su origen en el viejo continente.

En este caso nos fijamos en la escoba. Éste es un juego que se practica con la baraja española y en el que un jugador debe intentar limpiar al resto de oponentes mediante combinaciones. El que esté más listo y atento será el que se lleve el gato al agua.

Historia de la escoba

Este juego tiene su origen en Italia. Durante el siglo XVI se expandió muy rápidamente una práctica llamada “scopa” y que tenía unas reglas muy similares a las que hoy en día tiene la escoba. Poco a poco se fue expandiendo en los casinos italianos y enganchó a un gran número de jugadores en poco tiempo. En algunos lugares se hacían torneos por parejas, mientras que lo más normal era jugar de forma individualizada. Se jugaba con la baraja italiana de cartas, los naipes que son originales de esa tierra. Pero muy pronto iba a llegar al resto de países europeas la afición por la escoba.

Tanto que en España fuimos de los primeros en contagiarnos de ella. Se hizo una adaptación para que se pudiera jugar con la baraja española de cuarenta cartas, aunque para eso no se tuvieran en cuenta los ochos y los nueves. Los casinos españoles se iban a hacer eco de este juego años más tarde. Era una buena modalidad para practicar en la sobremesa, ya que el jugador que estuviera más activo era el que podía ganar y limpiar al resto de jugadores. Era una forma de competir y regatear la tan famosa siesta implantada en nuestro país.

Después se expandió al continente americano. En Estados Unidos no tuvo gran repercusión, pero en Chile y Argentina sobre todo se creó una gran afición por la escoba.

Objetivo del juego

El fin principal de este juego es el de sumar el mayor número de puntos posibles y para eso se deben juntar todas las escobas que se puedan. Las escobas son grupos de naipes que suman quince puntos y que dan cada una un punto en el marcador final. Llegar a la puntuación final con el mayor número de puntos es lo que da la victoria o también el que haya llegado antes a los puntos pactados al inicio del juego que cuentan como victoria.

Elementos del juego

  • Baraja española de 40 cartas (oros, copas, espadas y bastos)
  • Tapete
  • Fichas (de las de apostar)

Cómo se juega a la escoba

A este juego pueden jugar dos, tres, cuatro e incluso cinco jugadores. Normalmente, las mesas de los casinos suelen tener unos cinco o seis puestos, por lo que las versiones más lógicas son las de más apostadores. Aun así, también se podía realizar un mano a mano con el crupier cuando el casino estuviera en horas bajas de clientes.

Para empezar, el repartidor baraja las cartas y se la da a uno de los que conformen la mesa para que haga un corte. Después entrega tres cartas a cada jugador y deja cuatro bocarriba en el centro del tapete. Con una ficha o simplemente indicándoselo a todos los jugadores, irá determinando el jugador que sale en cada mano. Lo más habitual es que el jugador que esté más a la izquierda del crupier sea el que salga, pero también se puede hacer a sorteo mediante los naipes. Después, el turno de salida irá rotando en el sentido contrario a las agujas del reloj.

Una vez que cada jugador tiene sus cartas, el objetivo es realizar combinaciones de cartas que sumen quince puntos. Para eso se utilizan tanto los naipes de la mesa como las que cada jugador tiene y se va haciendo por turnos. Si el primero lo consigue, recoge las cartas de la mesa que necesite y se queda con las suyas que le hacían falta. Las pondrá en un montón a su lado indicando que ha ganado esas cartas. Este debe ser el fin del juego en todo momento. Al menos hacer completar esta baza, aunque las hay mejores y de más puntos.

Versión online de la escoba

Fuente: taringa

El resto de cartas sobrantes las deja en la mesa para que las pueda aprovechar el siguiente jugador. Pero también puede ocurrir que haga quince puntos con todas las cartas que hay sobre el tapete en su turno. En ese caso se dice que ha hecho una escoba. Para indicarlo con claridad pondrá todas las cartas con las que lo ha conseguido cubiertas en vertical y una de ellas descubierta y en horizontal. Las dejará también a su lado.

Si ocurre que el jugador no puede realizar escoba, entonces debe descartarse de una de sus cartas y dejarla en el centro junto a las otras. Así se hará hasta que uno de los jugadores pueda hacer escoba y hasta que a todos se les acaben las tres cartas con las que salían de mano. Es lógico que después de una escoba no hay cartas sobre la mesa, por lo que el siguiente jugador no tendrá más remedio que dejar una de sus cartas en el centro. Otra de las opciones es que el jugador que sale el primero tenga tres cartas que suman los quince puntos. A eso se le llama escoba de mano.

Otra opción es que el crupier reparta en el centro de la mesa cartas que sumen quince, ya sean un par o dos pares. En ese caso será el primer jugador que sale al que le cuente como escoba o escobas, según la combinación. Una vez que todos los jugadores han terminado con sus naipes, se reparten otros tres más a cada uno de ellos. Lo único que en este caso no se pone ninguna sobre la mesa, ya que quedarán las cartas sobrantes de las bazas anteriores. Con esas serán con las que se tendrán que sumar unos nuevos quince puntos.

Así se irá haciendo hasta que se acabe todo el mazo de cartas. Las últimas cartas que queden en el centro de la mesa serán adjudicadas al último jugador que haya conseguido hacer una suma de quince, como premio. Esto sumará más puntos al final de la partida y es que la suma de estos es lo verdaderamente importante. El valor de cada una de las cartas es el siguiente:

  • As: un punto
  • Dos: dos puntos
  • Tres: tres puntos
  • Cuatro: cuatro puntos
  • Cinco: cinco puntos
  • Seis: seis puntos
  • Siete: siete puntos
  • Sota: ocho puntos
  • Caballo: nueve puntos
  • Rey: diez puntos

A parte de esto, el recuento de puntos según las bazas que se vayan consiguiendo es el siguiente:

  • Por cada una de las escobas se suma un punto.
  • El jugador que se haya quedado con el siete de oros obtendrá un punto.
  • El jugador que tenga la mayoría de sietes de la baraja se llevará un punto. Si se produjera un empate a dos sietes o un múltiple empate a un siete, cada uno de los jugadores implicados sumarían un punto.
  • El jugador que se haya quedado con más cartas obtendrá un punto. En caso de empate mismo proceso de antes, cada uno suma un punto.
  • El jugador que tenga más naipes de oros en su poder sumará un punto. De nuevo en caso de empate cada jugador suma una unidad.

Una vez sumados los puntos ganará el que más puntos tenga o el que haya conseguido superar el número de puntos establecidos por la mesa para ganar. En los casinos puede ocurrir que si se queda en segunda posición, pero también se superan los puntos para ganar, se obtienen ganancias o no se pierde la apuesta inicial que se había hecho. El encargado de hacer el recuento es el crupier, igual que el que debe entregar las fichas a los ganadores y retirárselas a los perdedores.

Sin embargo, el juego no queda ahí ya que hay algunas especialidades a tener en cuenta. Hay ocasiones en las que un jugador deja una carta en la mesa con la que podía haber hecho quince puntos por despiste o por complicar a uno de sus rivales la partida. Esta acción no suele estar permitida en las salas de juego y puede acarrear sanción. No hay un criterio unificado, sino que dependerá del casino. Hay salas que dan los puntos que haya obtenido ese apostador al resto de jugadores y en algunos casos pierde la apuesta inicial automáticamente, quede como quede en la partida.

Lo que es curioso de la escoba es que no hay unas reglas que estén aceptadas en todos los países. En algunos se procede de una manera y en otros de otra. Es un juego muy rico y que ha ido cambiando según la cultura en la que se ha desarrollado. También existen otras variantes del juego, sobre todo en Sudamérica.

^ Volver arriba