El profesor que acabó enseñando blackjack

Libro de Stanford Wong sobre Blackjack

En la vida hay experiencias que marcan por completo la dirección de las personas. En ocasiones somos capaces de compaginar un hobbie con nuestra rutina diaria, pero hay veces que el corazón nos puede. El juego es una de esas experiencias que reconfortan y que para ciertos personajes acaba siendo algo más que una afición. Muchas celebridades hemos encontrado hasta el momento que hayan dedicado su vida a diseccionar el mundo de las apuestas y los casinos. Pero solo unos pocos han conseguido dejar huella.

Seguro que en el futuro muchos otros jugadores acaban modificando el sentido de estas prácticas por completo. En el pasado solo existían casinos presenciales, en los que no era tan sencillo de conseguir. Sin embargo, hoy en día con los casinos online todo eso ha cambiado. El blackjack es uno de esos entretenimientos que ha dado pie a que muchos expertos quisieran compartir con el mundo sus vivencias. Hemos visto casos como el de Edward Thorp, considerado como “el Einstein del blackjack”.

También hemos desgranado otros casos como el de Ken Uston, todo un genio de este juego. Por no hablar del equipo de blackjack del MIT, que supuso toda una verdadera revolución. Es curioso como matemáticos y catedráticos, personas con una inteligencia tan alta puedan acabar interesándose en el juego. Sin embargo, estos ejemplos nos dicen que es así y que mejor que seguir probándolo con las historias de otros personajes. Nos centramos en Stanford Wong, un gran profesor, un reconocido jugador de blackjack y todo un icono en cuanto a los manuales que existen sobre este juego.

Su nombre original es John Ferguson, pero acabó utilizando el pseudónimo de Stanford Wong por razones profesionales. De hecho, cuando comenzó a escribir libros pensó en que su nombre no tendría demasiado gancho. Entonces ideó algo parecido a “Nevada Smith”, el problema fue que ese nombre ya lo había seleccionado otra persona. Como segunda opción eligió el apodo de Stanford Wong, lo de Stanford para honrar el trabajo original que desempeñó como catedrático y lo de Wong fue seleccionado para darle un toque oriental.

Pero mejor comencemos desde el principio y analicemos bien la vida que este hombre ha destinado por completo al blackjack. Ferguson nació en Georgia en 1943. Su familia tenía la costumbre de mudarse de forma continua y lo cierto es que a pesar de nacer al sureste de los Estados Unidos, acabó formándose lo más al noroeste posible del territorio. Y es que recorrió casi 3.500 kilómetros para vivir su juventud en Beaverton, una población del estado de Oregón.

En sus primeros años siempre estuvo fascinado por los acertijos y los juegos de habilidad. Los rompecabezas o el cubo de Rubik eran sus prácticas más habituales, pero su primer gran descubrimiento lo hizo jugando al tres en raya. John era imbatible porque encontró una estrategia casi perfecta para ganar, independientemente de la posición del jugador. Por entonces las salas de juego no estaban todavía en su mente, aunque ya iba dejando huellas de que los algoritmos eran lo suyo.

Años después se graduó en educación secundaria y llegó a la Universidad de Oregón. Allí se licencio en negocios y obtuvo un máster en administración de empresas. A pesar de todo, le llegó la oportunidad de ser profesor de matemáticas y no la desaprovechó. En sus genes parecía seguir estando ese espíritu nómada de su familia y decidió alistarse en el ejército tras dos años como docente.

Estuvo en Vietnam y a su regreso volvió a la escuela. Al tiempo que daba cursos de finanzas se encargaba de finalizar su doctorado en esta misma materia, y en ese momento fue en el que se empezó a interesar en el blackjack. Parecía que Ferguson tenía un sexto sentido para detectar estrategias acertadas en determinados mercados y qué mejor que trasladar eso al juego. Como no podía ser de otra manera aprendió todo lo que debía saber sobre el conteo de cartas de Edward Thorp. Sus manuales le sirvieron de inspiración para empezar a asistir a casinos.

Fuente: countingedge.com

Aunque las salas de Las Vegas no fueron su gran pasión, sí que tuvo una fuerte conexión con ellas. Pronto se iba a dar cuenta de que podía ganar grandes cantidades de dinero e incluso buscar una manera de vencer al crupier. El blackjack ablandó su corazoncito y al final tuvo que dejar un tanto de lado su profesión para dedicarse a él. Tanto que llegó a aceptar el cobrar un dólar de salario con tal de no asistir a las reuniones de la facultad y poder concentrarse en cuerpo y alma a su pasión.

Ferguson trabajó duro para descubrir los entresijos del blackjack y sería en 1975 cuando sacaría su primera publicación al mercado: “Blackjack profesional”. Antes de realizarlo fue cuando tuvo que buscar un pseudónimo alternativo y desde entonces se le conoció como Stanford Wong. En esta obra da algunas pautas sobre cómo encarar la “Basic Strategy” mediante simulaciones por ordenador. El libro va dirigido tanto a novatos como a expertos y en menos de lo que el propio Wong pensaba se convirtió en un ensayo indispensable para cualquiera que quisiera conocer todo sobre el blackjack.

Tras este primer éxito, Wong lo tenía claro. Había que llegar aun más lejos. Toda ayuda era poca para el resto de jugadores de blackjack y para él mismo. Tenía que seguir. Fue capaz de controlar a la perfección la tecnología informática y desarrollar el que sería el primer programa capaz de evaluar las jugadas de blackjack. Al principio solo lo usaba para él mismo, pero decidió compartirlo con el mundo y crear un software para la plataforma Windows. Con esta aplicación, cualquiera podía introducir las reglas de preferencia sobre este juego y el programa te indicaba la estrategia más adecuada a seguir.

Incluso éste podía ser utilizado para los que quisieran apostar desde casa mediante internet. Los jugadores podían activar una función por la cual el programa detectaba si te estabas alejando de la estrategia diseñada y te alertaba de ello. Todo un descubrimiento que el propio Wong mejoraría años más tarde con otro programa que incluía el conteo de cartas. Había conseguido ser informático.

Su papel de autor de libros lo compaginaba con un boletín mensual de noticias llamado “Current Blackjack News”. Aquí Wong escribía acerca del blackjack, centrándose en las reglas y las condiciones de los juegos en diferentes casinos de Estados Unidos y otras poblaciones. Prácticamente estaba ejerciendo de periodista y eso le animó a montar su propia editorial llamada “Pi Yee Press”, que aun sigue en funcionamiento. Sus novelas seguían creciendo, pero Stanford no quería decir adiós a los casinos.

Tanto fue así que en 1985 reunió a un grupo de jugadores expertos de blackjack con la idea de formar un equipo. Un equipo que compitiera en torneos de este juego y también de otros como craps, keno o video poker. Cinco hombres y una mujer formaron esta asociación, que según los expertos fue una de las más exitosas en cuanto a juego legal se refiere. Y es que Wong no tuvo la intención de explotar a sus pupilos y pasar mucho tiempo estudiando las técnicas. El objetivo era obtener grandes beneficios, minimizando el tiempo y el esfuerzo.

El equipo compitió en torneos de renombre de blackjack dentro de los Estados Unidos y se calcula que llegó a recaudar al menos 200.000 dólares, quedando en primer lugar en muchos casinos americanos. Sus compañeros hicieron un gran trabajo, pero el que destacaba entre todos era Wong. Tanto que más adelante se acuñaría el término “wonging” en su honor. Esto se hizo muy popular en la década de los ochenta y se convirtió en una técnica para obtener ventaja en el blackjack. Consiste en observar la mesa del juego detenidamente, pero sin apostar tu propio dinero. En el momento en el que el conteo de cartas se vuelva favorable al jugador entonces es hora de sentarse.

Elementos de blackjack

El “wonging” solo dura mientras que la jugada esté al favor del jugador, es decir, que se realiza por un tiempo limitado. Después es recomendable abandonar la mesa y observar una nueva. Muchos dicen que esa es una de las razones por las cuales en algunos casinos se prohíbe la entrada a una mesa en mitad del barajeo. Ya que eso da la posibilidad al jugador de ver la partida pero sin jugar.

Dentro de sus novelas casi todo se centra en el blackjack, aunque también encontramos alguna publicación sobre craps. En ellas Wong se centraba en demostrar que se puede ganar a este juego mediante el lanzamiento controlado de los dados. No es el único autor que ha explicado con detenimiento esta teoría, sin embargo siempre ha estado muy discutida por los grandes jugadores. Puesto que no es un planteamiento que se pueda demostrar matemáticamente cuesta llegar a creer que funcione.

Pero Wong lo intentó y lo sigue intentando. A día de hoy sigue publicando boletines sobre blackjack en su página web. Es miembro del salón de la fama del blackjack y sigue publicando diversos libros. Sus publicaciones, y en concreto la primera de 1975, tienen una singularidad y es que se siguen vendiendo más ejemplares conforme pasa el tiempo. Con la mayoría de libros ocurre al revés, pero Wong no es un tipo especial.

Actualmente, John Ferguson reside en alguna parte de San Diego (California) con su mujer y sus dos hijos. Su legado pervive para siempre en el mundo del juego.

Casino Bono 
888888100€Jugar
Marca Casino220€Jugar
botemaniaBotemania200€Jugar
botemaniaWilliam Hill1.000€Jugar
sportium casinoSportium500€Jugar