Juegos de casino olvidados: Poker Mentiroso

El tiempo juega malas pasadas en casi todos los aspectos de la vida y los juegos no son una excepción. Hay algunos pasatiempos que se popularizan durante unos cuantos años y después poco a poco van perdiendo su relevancia. Los casinos van renovando su oferta según los gustos del consumidor, mientras que las versiones online, al ser relativamente jóvenes, no incluyen juegos de épocas muy pasadas.

Es lo que ocurre con el poker mentiroso. Un juego de dados al que se juega con las combinaciones que son típicas del poker. En la época de los 90 alcanzó su máximo esplendor en España y después fue perdiendo fuelle hasta quedar obsoleto en la mayoría de casinos del país y del resto del mundo.

Historia del poker mentiroso

Se trata de un juego de dados que tiene muchas variantes y que se empezó a practicar en España. En la época medieval ya se empieza a conocer este juego entre los apostadores habituales. Las primeras referencias se encuentran en el ‘Libro de los juegos’ o ‘Libro de ajedrez, tablas y dados’. Un documento de 98 páginas de extensión que fue encargado por Alfonso X ‘El Sabio’ en el siglo XIX y en el que se exponen de dónde provienen la mayoría de juegos que se practicaban en la época.

En esta escritura se iban reflejando todos los tratados que se iban aprobando sobre las diferentes disciplinas. De hecho, actualmente, el único ejemplar disponible se encuentra en la biblioteca del Monasterio de El Escorial y también existe una copia en la biblioteca de la Real Academia Española. Pero iba a ser en 1591 cuando aparece la primera referencia al poker mentiroso.

Va a ser en esta década cuando este juego se hace muy popular. En los siguientes años se extiende entre los batallones de militares y entre los hombres que debían realizar el servicio militar obligatorio en nuestro país. También en Francia se llega a jugar bajo la denominación de “poker menteur” aunque en menor medida. Sin embargo va a ser en la década de los 90 cuando más difusión llega a tener. Los universitarios comienzan a practicarlo en cafeterías, bares y universidades, ya que era muy sencillo de aprender en cuanto a la técnica.

Incluso se llegan a realizar torneos entre diferentes universidades de poker mentiroso, en ocasiones denominado como “poker embustero”. Valencia, Madrid, Andalucía y País Vasco son las comunidades en las que más repercusión tiene. Tanto que en esta última se desarrolla la variante “kiriki” de entre dos y ocho jugadores. Su práctica se extiende a los mejores casinos de España en los que las partidas solían ser de cinco jugadores.

Con el tiempo otros juegos de mesa fueron desplazándolo a un papel secundario, aunque en la actualidad todavía se puede jugar online en algún casino específico.

Objetivo del juego

El fin del juego es más complejo de lo que parece. Previamente se determinan los puntos a los que se va a jugar la partida y en cada mano habrá un perdedor que suma un punto. Cuando el jugador alcance los puntos necesarios será eliminado hasta que queden dos y resulte un ganador.

En última instancia se trata de intentar sacar la combinación más alta posible y presentársela al adversario. Éste debe decidir, sin verla, si creérsela o no; si toma la mano como cierta debe sacar una combinación superior y entregársela al siguiente; y si toma la mano como falsa debe levantar para comprobarla. Si era cierta pierde él y si era falsa pierde el que había lanzado la mentira.

Elementos del juego

dados del poker mentiroso

  • Dados de poker (se utilizan cinco). El dado tiene un valor en cada cara: As, K, Q, J, rojo (ocho) y negro (siete).
  • Un cubilete.
  • Una mesa de forma ovalada como las utilizadas en el poker Texas Holdem.
  • El tapete en el que se lanzan los dados.
  • Fichas (de las de apostar).

Jerarquía de las combinaciones

Antes de pasar a la dinámica y desarrollo del juego hay que explicar las posibles combinaciones y su orden. La mayoría de estas reglas son heredadas del poker que se practica con la baraja de naipes habitual. Estas son las bazas de mayor a menor valor:

  • Repoker: combinación en la que los cinco dados son idénticos. En caso de empate vence el jugador que saque el repoker de número más alto. Por ejemplo: cinco ases.
  • Poker: combinación en la que cuatro dados son idénticos. En caso de empate vence el jugador que saque el poker de número más alto. Si ambos sacan el poker del mismo número vencerá el que saque el número más alto en el dado restante. Por ejemplo: cuatro K y una J.
  • Full: combinación en la que hay un trío de dados del mismo número y a la vez los otros dados restantes forman una pareja. En caso de empate vence el jugador que saque el full de número más alto. Por ejemplo: tres Q y dos rojos.
  • Trío: combinación en la que tres dados son idénticos. En caso de empate vence el jugador que saque el trío de número más alto. Si ambos sacan el trío del mismo número vencerá el que saque el número más alto en los dados restantes. Por ejemplo: tres J, un as y un negro.
  • Doble pareja: combinación en la que el jugador obtiene dos parejas de números diferentes. En caso de empate vence el jugador que saque la doble pareja de número más alto. Si ambos sacan la doble pareja de los mismos números vencerá el que saque el número más alto del dado restante. Por ejemplo: dos rojos, dos negros y un K.
  • Pareja: combinación en la que solo dos dados son idénticos. En caso de empate vence el jugador que saque la pareja de número más alto. Si ambos sacan la misma pareja vencerá el que saque el número más alto en los dados restantes. Por ejemplo: dos Q, un as, una K y un negro.

Cómo se juega al poker mentiroso

En primer lugar se echa a suertes quien será el que inicia el juego y se va pasando la mano en el sentido contrario de las agujas del reloj, es decir, a derechas.

El primer jugador lanza los cinco dados con ayuda del cubilete y entonces se le abren varias opciones. Puede lanzar todos los dados a la vez, de uno en uno, o en series, pero en cualquier caso solo puede arrojar cada dado una vez. Y además debe dejar al menos dos dados al descubierto para que los vean el resto de jugadores, mientras que los dados restantes solo los observa el propio jugador. También puede tirar al centro de la mesa y enseñarlos todos, aunque en ese caso el juego pierde su encanto. Esto último suele hacerse cuando el jugador anterior ha logrado un repoker y ya solo existe la opción para el siguiente de sacar un repoker mayor o igualarlo.

Una vez que este primer jugador ha lanzado los dados, pasa el cubilete al siguiente e indica la jugada que lleva. Entonces el segundo jugador, sin verla, debe decidir si la mano de su rival es verdadera o falsa. Si decide que es falsa debe levantar el cubilete y dejar todos los dados al descubierto. Si realmente era falsa significa que el primer jugador ha intentado engañar y por tanto acumula el primer punto; y si es verdadera el que se lleva la primera sanción es el segundo jugador, que ha levantado siendo cierto. Así terminaría la mano y se empezaría de cero con el tercer jugador.

La otra opción es que el segundo jugador crea que el primero dice la verdad o que puede conseguir una mano superior a la suya. Entonces cogerá el cubilete y volverá a lanzar los dados. La novedad en este punto es que puede lanzar los dados que quiera y también quedarse con los dados que había obtenido el anterior jugador. Es decir, podría quedarse con dos dados de su adversario anterior y lanzar los tres restantes. Eso sí, siempre debe indicar que lleva una mano mejor a la del primer jugador. No sería válido indicar que se lleva una baza menor (si el primer jugador dice que lleva un trío, el siguiente no podrá decir que lleva una doble pareja. Como mínimo debe llevar un trío de mayor número que el del primero).

versión online del poker mentiroso

Fuente: rockstargames.com

El final de la mano llega cuando uno de los jugadores cree que el anterior va de farol y descubre la jugada, como anteriormente se ha dicho, o cuando uno de los jugadores obtiene un repoker de ases. Esta jugada es la máxima posible y por tanto el jugador siguiente solo podrá hacer dos cosas; primero puede descubrir porque no se lo crea, pero si se lo cree debe igualar la jugada de su rival y después coger uno de los dados y sacar un as. De esa manera superaría la jugada del anterior y el punto se le adjudicaría a este. Sino el que suma el punto a su casillero es el que lanza.

El poker mentiroso combina las bazas del poker con la dinámica del mentiroso. La importancia de ‘cazar’ los faroles es muy parecido al de ambos juegos, pero cobra una especial relevancia en esta modalidad. Lo mismo que la fortuna, ya que la suerte puede hacer que nunca sea necesario mentir porque tus jugadas sean siempre muy buenas. También es importante saber que puedes ‘engordar’ tu baza. Es decir, que aunque lleves una pareja puedes decir que llevas una doble pareja para ponérselo más difícil al siguiente jugador. Cuando se es el que inicia la mano esta práctica suele ser muy habitual, puesto que el pensamiento general es que mentir sin obligación es jugársela sin motivo.

En los años 90 era muy habitual que se jugara a esta modalidad en los casinos. Con el tiempo se ha ido marchitando y no todos los casinos online lo incluyen en su oferta. Hay algunos en los que sí y en los que se puede seguir disfrutando de este electrizante juego.