Baccarat Banque

baccarat banque

Aprender a jugar al Baccarat Banque es muy sencillo con estas reglas básicas para principiantes.

Introducción al Baccarat Banque

Banque y Chemin de Fer son juegos de Baccarat. Entre ambos existen numerosas similitudes.

La diferencia principal entre los dos es que en Chemin de Fer la Banca es transitoria, es decir, pasa de participante a participante, mientras que en el Banque la persona que ocupa el puesto de la Banca lo hace durante todo el tiempo que le sea posible, en función del banco del que disponga o de los límites que marque el casino.

Otra gran diferencia con Chemin de Fer, es que en este encontramos dos grupos de Jugadores, Jugador 1 y Jugador 2 que son los que se enfrentan a la Banca y cada uno de los participantes puede realizar su apuesta por uno de los dos grupos de Jugadores, no estando obligados a apostar por el grupo Jugador al que pertenezcan en ese momento.

^ Volver arriba

Objetivo del juego

El objetivo es obtener una puntuación de 8 o 9 puntos con la suma de los valores de las dos primeras cartas, ya que es considerada la mejor jugada y se le denomina “natural”.

En Banque gana quien obtenga la suma de las cartas con una puntuación más alta, ya sea la Banca, la mano de Jugador 1 o la de Jugador 2.

En cada reparto de cartas, se dispone de dos naipes, con la opción de conseguir un tercero, si alguno de los participantes la solicita.

^ Volver arriba

Valor de las cartas

Aquí podemos comprobar la puntuación que se le asigna a cada una de ellas:

valor cartas baccarat

Al igual que en Chemin de Fer, se elimina la cifra que ocupa el lugar de las decenas en el caso de que la hubiera, quedando como resultado únicamente la cifra que se corresponde con el lugar de las unidades. Veamos un ejemplo, si las cartas suman un valor de 16, se elimina el 1 quedando como resultado 6.

^ Volver arriba

Mecánica del juego

Cartas o naipes empleados

Para que pueda iniciarse el juego, se utilizará un mazo con seis barajas francesas conformado por 52 cartas cada una, que estarán dentro del sabot o zapato, que posteriormente servirá para poder  hacer el reparto.

^ Volver arriba

Mesa de juego, disposición de los jugadores y del crupier

Otra de las diferencias que encontramos con el juego Chemin de Fer, es la disposición de la mesa. Tiene forma ovalada y aquí podemos decir que se divide en dos partes a lo ancho.

En el centro de uno de los lados se sitúa el crupier (que es el encargado de dirigir y supervisar el juego) y enfrente, en el lado contrario se sitúa la Banca.

Además, durante la partida, también asisten junto con el crupier, dos empleados del casino, los cambistas y el director de mesa.

Una vez que hemos posicionado en la mesa al crupier y a la Banca, vemos como se distribuye el resto de la mesa.

sabot

Cada uno de los extremos de la mesa, generalmente se divide en 6 secciones, con un mínimo de 4, pudiendo ser 10 o 12 (en función de las secciones totales que haya, la mitad se dividirá en una parte de la mesa y la otra mitad en la otra parte o extremo).

La primera de estas secciones comienza a numerarse en el lugar que ocupa la posición del lado derecho de la Banca (sección 1) y siguiendo ese orden se irán numerando el resto de secciones, llegando hasta la posición que queda a la izquierda del crupier (en el caso de una mesa dividida en 12 secciones, correspondería a la sección 6).

La numeración de secciones del otro lado, continuará con la numeración desde la posición que está al lado izquierdo de la Banca, con la sección 7 (tomando como medida la división de 12 secciones), y de la misma forma, se numerarán de forma correlativa, siendo la última sección (sección 12) la que queda a la derecha del crupier.

Podríamos decir, que cada una de estas secciones es el lugar destinado a un participante del juego que está sentado. Si hubiese más participantes, lo harían de pie, detrás de los jugadores que permanecen en cada una de las secciones.

Para que la partida pueda desarrollarse, debe haber un mínimo de cuatro participantes, para que puedan ocupar ambas partes de la mesa, quedando dos a un lado y otros dos participantes al otro.

^ Volver arriba

Asignación de la Banca

El participante que represente el papel de la Banca, será identificado como banquero. Ya se mencionaba anteriormente, que este papel se asigna de forma diferente que en el juego Chemin de Fer.

Aquí la Banca puede ser solicitada por uno de los participantes del juego o bien se otorga ese rol mediante una subasta, a quien ofrezca el banco más alto, o por decirlo de otro modo, a quien ofrezca la mayor cantidad de dinero para cubrir las apuestas.

En el caso en el que coincida que varios participantes presentan el mismo banco, se denominará empate y se asignará la Banca por sorteo.

Si la persona que representa a la Banca quiere dejar de hacerlo, recuperará el banco que ofreció en ese momento y se ofrecerá la Banca por el mismo importe al resto de participantes, siguiendo las opciones antes señaladas.

Estas reglas pueden variar de un casino online a otro.

En el Banque existe la opción de encontrar Banca con límite para las apuestas o libre, sin un máximo establecido.

Puesto que en este juego las cantidades que se aportan como banco son importantes sumas de dinero, al igual que las ganancias que obtiene la Banca, se canjearán por fichas de casino que se dispondrán en el centro de la mesa. Únicamente el crupier será quien pueda encargarse de su gestión.

^ Volver arriba

Turno de las apuestas

A la hora de realizar las apuestas, se comenzará con el turno del Jugador 1, grupo de los participantes que están a la derecha de la Banca. Se seguirá el orden que ocupan en las secciones de forma correlativa, comenzando por la primera sección.

Una vez que han terminado los jugadores que ocupan las secciones, podrán hacerlo los participantes que se encuentran de pie, siguiendo el mismo orden. Una vez que se termina el turno de apuestas en el lado derecho de la mesa, se procede de la misma manera en el lado izquierdo.

Si se jugara con Banca libre, tiene que ser la persona que representa a la Banca (banquero) el que decida si se aceptan esas apuestas.

En el caso en el que hubiese Banca con límite, el total de las apuestas de la mesa, no puede superar la cantidad total que hay de banco.

En el momento que se inicia la partida, cualquier participante, esté sentado o de pie, puede “hacer banco”, es decir, puede apostar la misma cantidad que hay de banco.

Únicamente se puede “hacer banco” al inicio de la partida, además, puede hacerlo un único jugador, no estando permitido “hacer banco” entre varias personas.

Si se diese la situación, en el que hay dos participantes que “hacen banco” en los dos lados de la mesa, se procederá por sorteo para darle preferencia a uno de ellos.

Una vez que se “hace banco” se pueden realizar las demás apuestas.

Puesto que todos los participantes se enfrentan a la Banca, cada uno de ellos puede apostar por el grupo de jugadores que estime conveniente, ya sea Jugador 1 o Jugador 2. Para ello, existen zonas en la mesa destinadas a estas apuestas.

Las apuestas que se pongan en la línea que divide la mesa, se repartirán equitativamente entre los dos grupos de jugadores; y si dicha cantidad fuese impar, se apostará en su mayor parte por el grupo Jugador 1.

El crupier es el encargado de comunicar a los participantes el momento en el que ha terminado el turno de las apuestas, con la frase “no va a más”.

^ Volver arriba

Reparto de cartas

Ahora es el turno del reparto de cartas. Para esto, es el banquero quien se va a encargar de sacarlas de una en una del sabot, sin poder mirarlas. Primero comenzará con la carta para el Jugador 1, después otra para el Jugador 2 y por último una para sí mismo. Después vuelve a repetir la operación, hasta que todos los jugadores tengan las dos cartas correspondientes.

El crupier se encarga de la distribución de éstas, ayudándose de una pala.

Una vez que se recepcionan las cartas, es el momento en el que se pueden mirar. En el caso de tener que repartir una carta adicional, se entregará al descubierto, mostrando la puntuación que marca.

^ Volver arriba

Turno del primer grupo de jugadores, Jugador 1

Si durante el turno de apuestas, uno de los participantes, esté sentado o de pie, hubiese “hecho banco”, sería el jugador que se encargue de gestionar las cartas. En caso de no haberlo hecho, el participante que está sentado en la sección 1, es el que se va a encargar de ellas.

Solamente puede hacerse cargo de éstas, un participante que ocupe una de las secciones de la mesa. Si al acabar la mano, la Banca gana, la gestión de las cartas pasaría al siguiente participante que ocupe la siguiente sección (y se establecería así en las manos sucesivas).

Si el participante que tiene las cartas, hubiese apostado todo el banco, puede mirar las cartas que se le han entregado y decidir si solicita la carta adicional. En caso contrario, se tiene que guiar por las reglas en función del resultado de las dos cartas que posee en ese momento y así, saber si puede pedirla o no.

  • Si el resultado es de 0 a 4, tiene que pedir la carta adicional.
  • Si el resultado es 5, tiene la opción de pedirla o no.
  • Si el resultado es 6 o 7, tiene que plantarse.
  • Si el resultado es 8 o 9, tiene que plantarse y enseñar su cartas ya que ha obtenido un “natural”.

Una vez que se ha realizado todo el proceso con las cartas del Jugador 1, termina su turno y comienza el del Jugador 2.

^ Volver arriba

Turno del segundo grupo de jugadores, Jugador 2

Se procederá de igual modo que en el turno del Jugador 1.

^ Volver arriba

Turno de la Banca

Una vez que llega el turno a la Banca, su representante tiene que ver las cartas y decidir si pide una carta adicional.

Si dado el caso, solicita la tabla de juego al crupier, éste se la entregará y tendrá que seguir las normas que en ella aparecen.

Al igual que en las normas que se aplican a los Jugadores, las normas por las que se regirá el banquero, irán en función del resultado de las dos cartas que tiene en ese momento:

  • Si el resultado es de 0, 1 o 2 puntos, tiene que pedir la tercera carta.
  • Si el resultado es 3, y la carta adicional del Jugador es de 0 a 7, entonces tiene que pedir la carta adicional. Si fuese 8, se tiene que plantar y si la puntuación es 9 tiene la opción de elegir lo que hace.
  • Si el resultado es 4, y la carta adicional del Jugador es de 2 a 7, pide la carta adicional. Si es otra carta, se tiene que plantar.
  • Si el resultado es 5, y la carta adicional del Jugador es 5, 6 o 7, pide la carta adicional. Si es 4, tiene la opción de elegir lo que hace. Si es otra carta, se tiene que plantar.
  • Si el resultado es 6, y la carta adicional del Jugador es 6 o 7, pide la carta adicional. Si es otra carta, se tiene que plantar.
  • Si el resultado es 7, 8 o 9, se tiene que plantar.

Hay que recordar que aquí la Banca no se enfrenta a un sólo Jugador, si no a Jugador 1 y Jugador 2, por lo que en algunos supuestos, lo que le beneficia con un Jugador le puede perjudicar con el otro. Por ello, hay que seguir una serie de directrices que indica la tabla del juego:

Si dispone que hay que hacer lo mismo con los dos Jugadores, la Banca lo tiene que aceptar.

  • Si Jugador 1 o Jugador 2, tiene una puntuación de 8 o 9 con las dos cartas (lo que se denomina “natural”), la Banca se tiene que confrontar al otro Jugador que no haya obtenido ese resultado.
  • El banquero puede elegir si solicita la carta adicional, en el momento en el que la tabla imponga que se plante contra un Jugador y se enfrente al otro.

^ Volver arriba

Pago de apuestas

El pago de las apuestas es 1 – 1, siendo el crupier el encargado de abonar los pagos y de retirar las apuestas que se han perdido.

Cuando ha terminado el último turno, el de la Banca, se comparan las manos de todos los intervinientes de la partida, Banca, Jugador 1 y Jugador 2.

Una vez que se han comparado las manos y el crupier ha gestionado el cobro/pago de las apuestas, se iniciará una nueva partida, siempre y cuando el banquero continúe siendo la misma persona.

En el caso que la Banca gane a los dos grupos de Jugadores, o bien, obtenga más beneficios con un grupo que lo que ha perdido contra el otro grupo de Jugadores, deberá abonar dicho beneficio al banco restando la comisión que impone el casino a las apuestas.

^ Volver arriba