Baccarat Banque

Aprender a jugar al Baccarat Banque es muy sencillo con estas reglas básicas para principiantes. Este juego de Baccarat es muy parecido al original, Chemin de Fer, pero en este se enfrentan dos grupos de jugadores a la Banca en vez de uno, la Banca sigue siendo representada por otro jugador de la mesa pero en Banque esta no pasará de jugador en jugador, generalmente aquel que la posea intentará retenerla durante el mayor tiempo posible siempre que se lo permita su economía y dentro de los límites permitidos por el casino.

Podrá ser banquero desde la duración de un sabot completo hasta varios días. Si en Chemin de Fer todos los jugadores de la mesa se agrupan apostando por la mano Jugador, en Banque habrá mano de Jugador 1 y mano de Jugador 2, pero los jugadores de cada grupo pueden apostar por cualquiera de ellas libremente.

Objetivo del juego

Como en los otros juegos de Baccarat, gana quien apueste por la mano ganadora, en este caso comparando las cartas de la Banca con las del Jugador 1 y con las del Jugador 2. Todos intentarán sumar el mayor número de puntos sin pasarse de 9, para ello disponen de dos cartas iniciales y la posibilidad de pedir una tercera.

Una jugada de 9 puntos es la mejor, pero para ganar sólo hay que sumar más puntos que la otra mano con la que será comparada. Una jugada la componen dos cartas con opción de añadir una tercera, cuyos valores se sumarán para luego ser comparados. (Jugador 1 y Jugador 2 son los nombres de los dos grupos de jugadores que se enfrentan de forma conjunta a la Banca).

Valor de las cartas

Estos son los valores que aportan cada uno de los naipes:

valor cartas baccarat

El valor de los naipes se suma como en los demás juegos de Baccarat, eliminando la cifra de las decenas del resultado.

Mecánica del juego

Cartas o naipes empleados

Un sabot con seis barajas francesas de 52 naipes son necesarios para el desarrollo del juego.

Mesa de juego, disposición de los jugadores y del crupier

La mesa cambia un poco respecto al Chemin de Fer, en Baccarat Banque, el crupier ocupa el centro de uno de los lados largos de la mesa y a su frente se reserva el sitio para el banquero (jugador que toma la Banca). A su vez, la línea que une a los anteriores divide la mesa en dos partes (llamados paños) y cada una en varias secciones, mínimo cuatro, que irán numeradas de forma correlativa a partir de la sección situada a la derecha del banquero.

sabot

Pongamos un ejemplo: si la mesa tiene doce secciones y damos una vuelta partiendo desde el banquero hacia su derecha, encontraremos las secciones del 1 al 6 o primer paño, seguido del crupier y las secciones 12 a 6 o segundo paño, siendo la sección 6 aquella situada a la izquierda del banquero.

Para jugar al Baccarat Banque se necesita un mínimo de cuatro jugadores, dos por cada parte de la mesa.

En cada una de las secciones se podrá sentar un participante, previa inscripción en la lista del casino. Otros participantes podrán jugar estando de pie tras aquellos que ocupen las secciones.

El crupier va acompañado de otros dos empleados del casino, el director de mesa y un cambista o dos si la mesa es muy grande. Es el crupier quien dirige en todo momento la acción y da paso a los turnos para poder actuar.

Asignación de la Banca

La Banca se puede asignar mediante solicitud de uno de los participantes o mediante subasta, siendo entregada a quien presente el mayor banco (dinero que pone en juego la Banca para cubrir apuestas). En caso de haber empate, la Banca se sortea. Aquel jugador que se haga cargo de la Banca será denominado banquero.

Como se suelen jugar importantes cantidades de dinero, el banquero tendrá que depositar la suma total de su banco en el casino recibiendo fichas a cambio, ya que puede ocupar ese puesto durante una sesión o varios días, según le permita el establecimiento donde se juega. También se deben establecer los límites de las apuestas que se podrán realizar contra la Banca. Esta versión de Baccarat permite que haya Banca limitada y Banca libre, con límite y sin límite máximo en las apuestas.

Las fichas correspondientes al banco son colocadas en el centro de la mesa, al igual que las ganancias que la Banca vaya acumulando, estas serán gestionadas siempre por el crupier.

Si el banquero desea abandonar la Banca, recuperará su banco y esta será ofrecida por el mismo importe que disponía el banco en ese momento o subastada si no hubiera candidatos.

Conviene conocer las reglas particulares de cada casino para saber con exactitud cómo se puede optar a ser banquero ya que estas normas no son iguales en distintos países.

Turno de las apuestas

Al haber dos grupos de jugadores que apuestan contra la Banca, el primer grupo en hacerlo será el que esté situado a la derecha del banquero y siguiendo la numeración de las secciones, tras actuar los jugadores sentados lo podrán hacer aquellos que estén de pie siguiendo el mismo orden. Tras ellos será el turno del segundo grupo, operando de igual forma.

La cantidad total que pueden apostar entre los dos grupos de jugadores es el banco actual. Si se decide jugar sin límite, todas las apuestas tendrán que ser previamente aceptadas por el banquero antes de llevarse a cabo.

Se puede apostar por el Jugador 1 o por el Jugador 2, cada uno de ellos tiene un espacio dedicado en la mesa para que allí sean depositadas las apuestas. Aquellas apuestas colocadas sobre la línea que separa ambos espacios serán divididas entre ambos a partes iguales, en caso de ser una cantidad impar, la parte mayor irá apostando por el Jugador 1.

Cualquier participante, esté sentado o de pie, puede “hacer banco”, apostando la cantidad total disponible de la Banca, el banco. Sólo se puede “hacer banco” al comienzo de la partida, antes que se hagan otras apuestas. Para “hacer banco” no se permiten asociaciones entre dos o más jugadores. Si se “hace banco” en ambos grupos, se procederá a sortear cuál de los dos tendrá prioridad.

Una vez se han efectuado las apuestas, el crupier anuncia “no va más” cerrando así el turno de apuestas y proseguir con el desarrollo de la partida.

Reparto de cartas

El banquero procede a sacar las cartas del sabot, y de una en una reparte para Jugador 1, Jugador 2 y a sí mismo hasta que todos tengan dos cartas. La cartas se sacarán tapadas y distribuidas por el crupier mediante la pala a los jugadores correspondientes. Las cartas no pueden ser miradas hasta llegado el turno de su poseedor. Cuando llegue el momento y se pida tercera carta se entregará mostrando su valor.

Turno del primer grupo de jugadores, Jugador 1

Las cartas de Jugador 1 las maneja uno de aquellos participantes que ocupen una plaza numerada. Cuando comienza una sesión el primero en ocuparse de gestionar las cartas será aquel sentado en la sección 1. Tras disputar una mano, si esta es ganada por la Banca dicho jugador cederá esta responsabilidad al jugador situado en el siguiente puesto a su derecha, siguiendo la numeración. Si un jugador hubiera “hecho banco” será quien se encargue de gestionar las cartas de su grupo, sea sentado o de pie.

El jugador que tenga a su cargo la responsabilidad de jugar la mano ya podrá mirar sus cartas y elegir si pide la tercera carta, si hubiera apostado todo el banco, en caso de no ser así tendrá que seguir las siguientes normas.

  • Si la puntuación de las dos cartas es 0 – 4 tendrá que pedir la tercera carta.
  • Si la puntuación de las dos cartas es 5, podrá elegir si quiere pedir la tercera carta.
  • Si la puntuación de las dos cartas es 6 ó 7 se planta.
  • Si la puntuación de las dos cartas es 8 ó 9 se planta y muestra sus cartas. Se denomina “natural”.

Después de plantarse o recibir la tercera carta se cierra el turno y pasa al siguiente.

Turno del segundo grupo de jugadores, Jugador 2

Tendrán que actuar siguiendo las mismas pautas que en el otro grupo de jugadores.

Turno de la Banca

Llegado este momento, el banquero tendrá que revisar sus cartas y decidir si quiere pedir la tercera carta o no. En el caso de pedir la tabla de juego al crupier, tendrá que actuar según lo que dicte la misma. Estas son las normas para la Banca recogidas en la tabla de juego:

  • Si la Banca suma 0, 1 ó 2 puntos pide su tercera carta.
  • Si la Banca suma 3 puntos y la tercera carta del Jugador es 0-7, pide su tercera carta. Si es 8 se planta y si es 9 puede elegir qué hacer.
  • Si la Banca suma 4 puntos y la tercera carta del Jugador es 2-7, pide su tercera carta. Si es cualquier otra carta se planta.
  • Si la Banca suma 5 puntos y la tercera carta del Jugador es 5, 6 ó 7, pide su tercera carta. Si es 4 puede elegir qué hacer y si es cualquier otra carta se planta.
  • Si la Banca suma 6 puntos y la tercera carta del Jugador es 6 ó 7, pide su tercera carta. Si es cualquier otra carta se planta.
  • Si la Banca suma 7, 8 ó 9 puntos se planta.

Al enfrentarse a dos manos, puede que la acción recomendada en un caso, no sea la apropiada para el segundo, por ello tendrá que seguir estas normas:

  • Cuando la tabla de juego indica la misma acción en ambos casos, el banquero tendrá que cumplir con ello.
  • Cuando uno de los dos grupos muestre un “natural” (8 ó 9 puntos con las cartas iniciales), el banquero tendrá que seguir la tabla de juego para enfrentarse al otro grupo.
  • Cuando la tabla de juego indica plantarse contra un grupo y pedir contra el otro, será el banquero quien decida si quiere la tercera carta.

Pago de apuestas

Acabados los turnos, el banquero mostrará la jugada de la Banca y será comparada con las de Jugador 1 y Jugador 2 de manera individual. Gana aquella jugada que tenga mayor puntuación pero un 8 conseguido con las dos cartas iniciales gana a un 8 ó 9 conseguidos con la tercera. Las apuestas se pagan con una relación 1-1.

El crupier procederá a retirar las apuestas perdedoras y entregar las ganadoras. Si la Banca gana a los dos grupos o gana más a uno que lo perdido contra el otro, añadirá el beneficio final al banco, deduciendo la comisión del casino que corresponda.

Finalizado el pago y cobro de apuestas, si no hay cambios de banquero, se dará comienzo a una nueva mano abriendo el turno de apuestas.